¡Bienvenidos a bordo!

Viaja un siglo atrás y adéntrate en el Buque de los Sueños. En su interior, las vidas y las historias de las 2,208 personas que depositaron sus ilusiones, sus esperanzas y sus anhelos en él. Conoce de su propia mano esta travesía que ya es eterna, conoce la Verdadera Historia del Titanic.


lunes, 17 de agosto de 2015

Entrevista a Don Lynch

Hoy tenemos el honor de publicar nuestra entrevista más esperada. Os traemos la charla con uno de los mayores historiadores del Titanic, autor de Titanic: Una historia ilustrada. Sí, nos referimos al mismísimo Don Lynch.

Don Lynch
Lleva muchos investigando la parte humana del naufragio del Titanic, esa que tanto hemos intentado mostrar en nuestro blog.
Ha escrito varios libros y ha colaborado con James Cameron como historiador para la película Titanic de 1.997, así como en diversos documentales del cineasta sobre el Buque de los Sueños, entre los que podemos incluir Ghost of the Abyss, del cual realizó un libro y además hizo un cameo como Thomas Andrews; Last Mysteries of the Titanic, en el que él mismo ve con sus propios ojos el pecio y Titanic: La última palabra, realizado en el centenario y en el que Cameron reúne a varios expertos para aclarar qué ocurrió con el barco tras su hundimiento.

Además, Don tuvo la suerte de conocer a varias supervivientes de la tragedia. Él mismo nos cuenta todo esto a continuación. Esperamos que disfrutéis con esta entrevista que nos ha hecho tanta ilusión realizar.

_________________________

- Es uno de los más, si no el más  reconocido historiador del Titanic, ¿cómo y cuándo empezó su pasión por el Titanic? ¿Cuándo empezó a investigarlo y qué métodos utiliza?

Mi interés por el Titanic empezó en 1.973 cuando vi la película La aventura del Poseidón. Quise saber qué naufragios reales había, así que revisé varios libros de la biblioteca. Uno de ellos era La última noche del Titanic (A Night to Remember)  y entonces empecé a intentar aprender más sobre el Titanic y en este proceso me uní a la Titanic Historical Society.

Esto debió ser entre 1.973 y 1.974. Uno de las primeras cosas que hice fue conseguir todos los ejemplares anteriores de The Commutator, la revista de la Titanic Historical Society. Le daban una suscripción gratuita a todos los supervivientes y era obvio al leer los artículos, que nadie había tratado de localizar a los supervivientes que aún vivían. Así empecé a intentar encontrarles, lo que además significaba reunir sus testimonios sobre el desastre.
Mis métodos han cambiado a lo largo de los años. Al principio significaba usar mucho la biblioteca, ir a por libros, investigaciones y archivos de periódicos. Escribí a sociedades históricas y otras bibliotecas en las ciudades y pueblos en las que los pasajeros y la tripulación habían vivido. Otras veces era literalmente llamar a las puertas de los vecinos donde alguien del Titanic había vivido alguna vez, esperando a que alguien les recordara. Cuando ya fui mayor pude viajar a Londres y Southampton e ir tras pistas allí. Hoy en día puedo añadir Internet a mi lista de métodos, por supuesto.


- Ha colaborado y escrito diversos libros sobre el Titanic y sus pasajeros, ¿lo considera más un hobby o un empleo?

Es más que un hobby, pero no es mi trabajo. No creo que nadie pueda vivir bien solo por el interés en el Titanic.


- Fuiste uno de los historiadores de la película Titanic, que supuso un antes y un después completo en la historia del buque, ¿en qué consistió tu trabajo? ¿Te pareció el resultado final correcto históricamente hablando?

Revisé el tratamiento original (una versión anterior del guión) con Jim Cameron y Ken Marschall para hacerlo más preciso históricamente. Trabajé con el director de casting en el trasfondo de los personajes que estaban basados en personas reales, para que pudieran ser seleccionados fielmente. Proporcioné fotos de la época de las personas que estaban abordo. Estaba disponible para resolver dudas del equipo de la película a cualquier hora del día o de la noche y a menudo las llamadas eran en mitad de la noche. Visitaba el set tan a menudo como podía y estaba disponible por supuesto cuando estaba allí. Cuando la película se estrenó ayudé a publicitarla estando en entrevistas de programas de televisión y radios, periódicos.

El film es tan correcto como se pudo con la información de aquella época y teniendo en cuenta que los personajes protagonistas son ficticios.


-  Uno de los fuertes de la película fueron los decorados que reflejaban muy fielmente el interior y exterior del Titanic, ¿qué sentiste la primera vez que estuviste en ellos? ¿Cuál te impresionó más?

Me sentí como si estuviera en el barco real. Los sets eran completos incluidos las paredes y el techo así que si estabas en una habitación no parecía que estuvieras en un set. Podías andar desde un camarote bajando por la Gran Escalinata hacia la sala de recepción y hasta el comedor y nunca sabrías que no estabas en el barco.

Estando en el comedor me preguntaba dónde se sentarían los diversos pasajeros y me tenía que recordar a mí mismo que no era real. Cuando estaba en la Gran Escalinata, los extras llegaron para una escena y parecía que eran los propios pasajeros que estaban acudiendo a la cena. Definitivamente sí, fue el comedor.


-  Interpretaste durante un lapso muy breve de tiempo a Frederick Spedden, representando la famosa foto tomada el 11 de abril por el padre Browne, en la que su hijo Douglas jugaba a la peonza bajo su atenta mirada, ¿cómo te sentiste al hacerlo? Se dice que fue tu hijo quien interpretó a Douglas ¿es cierto?

Fue muy emocionante interpretar Frederic Spedden, ya que había conocido a varios miembros de la familia Spedden. Fue una total sorpresa para mí (y para Jim Cameron) que cuando iba a interpretarle me habían preparado como un extra y la gente del casting consideró que me parecía lo suficiente al niño como para interpretar a su padre.

No era mi hijo. Douglas Spedden fue interpretado por Thomas Fiss, quien hoy en día es un reconocido cantante. Surgió el rumor en el set de que él era mi hijo y que su madre, quien además era extra, era mi mujer. Cuando corregí a la gente surgió un nuevo rumor de que la razón de que mi mujer no estuviera allí era que estaba en casa enferma, así que la gente empezó a darme sus condolencias. Realmente no estaba casado entonces ni lo estoy ahora.

Fotografía original de Douglas Spedden jugando mientras su padre, Frederick Spedden, le observa

Escena de la película Titanic de 1.997 que recrea la imagen anterior.
Vemos a Don Lynch como Frederick Spedden.



- Repetiste como actor en el documental Ghost of the Abyss interpretando al gran Thomas Andrews ¿te supuso un reto hacerlo? ¿Preparaste el papel de algún modo?

Tras interpretar a Frederic Spedden no sentía la necesidad de estar en más películas, pero Jim Cameron me pidió específicamente que interpretara a Thomas Andrews. Vestí el mismo traje que Victor Garber vistió en Titanic.

Fue un reto en el que quise hace un buen trabajo y hacer justicia a Thomas Andrews. No necesité prepararme más de lo que ya sabía sobre él. Simplemente seguí las indicaciones de Jim. Finalmente no usaron algunas de las escenas, pero a pesar de ello Jim les dijo a algunos que yo era muy buen actor, lo que fue muy halagador.

Don Lynch siendo preparado para intepretar a Thomas Andrews
en Ghost of the Abyss.

- No sé si será consciente de ello, pero para muchos de los amantes del Titanic: Una historia ilustrada es uno de los mejores escritos sobre el tema y se ha convertido prácticamente en una biblia, ¿cómo surgió el proyecto y cuál fue vuestra intención principal? ¿Cuál fue el proceso creativo?

Siempre quise escribir un libro sobre el Titanic que incorporara más historia que La última noche del Titanic (A Night to Remember) y con más información. Me di cuenta de que no se había hecho antes un libro así, pero los publicistas y editoriales no estaban interesados en otro libro del Titanic, ya que consideraban que el de Walter Lord había cubierto el tema. Ken Marschall se lo sugirió entonces a Madison Press, la editorial que había publicado el libro de Robert Ballard, ya que creyó que ellos harían un libro más completo. Sin embargo, esta editorial también nos dijo que no había mercado. Finalmente, fueron otros publicistas quienes les siguieron peguntando a Madison Press cuándo harían su siguiente libro del Titanic, así que volvieron a Ken y a mí para hacerlo.

Portada de Titanic: Una historia ilustrada.

- Han pasado ya 23 años desde su publicación y desde entonces han salido a la luz nueva información y ha habido nuevas investigaciones, ¿cambiarías algo de Titanic: Una historia ilustrada?

Una actualización moderna necesitaría más análisis forenses sobre el hundimiento basado en lo que hemos aprendido desde 1.992.


- Uno de los sueños de cualquier titánico es tener delante el pecio de ese barco que tantas pasiones nos ha causado, ¿cómo te sentiste al tenerlo delante?

Me sorprendió que sabía dónde estaba. Mi primera excursión al Titanic fue con Jim Cameron en agosto de 2.001. Nos acercamos al lado de estribor más que a la proa que es lo que siempre se retrata. Cuando nos levantamos del fondo del océano reconocí no sólo donde estaba, sino también quién ocupó las habitaciones del otro lado del casco. Sólo puedes ver una muy pequeña parte desde los ojos de buey del submarino y aunque he estudiado la historia del barco, no he estudiado la estructura de la forma en que lo ha hecho Ken Marschall para sus pinturas. Así que me sorprendió mucho saber dónde estaba exactamente basándome en una vista muy estrecha.


- Ha tenido la fortuna de conocer personalmente a varios supervivientes del Titanic y sus familias, ¿con quiénes tuvo más contacto? ¿Tiene alguna anécdota que le apetezca compartir?

Las supervivientes que mejor conocí fueron Edwina "Winnie" Troutt MacKenzie y Ruth Becker Blanchard, ya que vivía lo suficientemente cerca como para visitarlas a menudo. Edwina era particularmente inteligente y divertida. Una vez Ken Marschall y yo le preguntamos si pensaba que haber estado en el Titanic había contribuido a vivir más de 100 años y ella respondió: “¡Bueno, no acortó mi vida!


- El Titanic llevaba consigo miles de historias, de las cuáles muchas se fueron con él, ¿hay alguna que le haya conmovido o emocionado especialmente?

Las historias de aquellos supervivientes o familiares que he conocido me han conmovido más al haberlo sentido cercano. Hay muchas como para elegir. A menudo se me hace un nudo en la garganta al pensar en Ruth Becker, con solo 12 años, separada de su familia y viviendo el hundimiento sola.
(En esta entrada podrás leer la historia de la familia Becker y otras muchas de las que embarcaron en el bote 11).


- La historia del buque de los sueños es ya eterna y se compone de historias humanas. En el blog La Verdadera Historia del Titanic tenemos como principal objetivo recalcar este hecho y no tanto el lujo o la grandiosidad que, por supuesto, también tenía. Sin duda, se trata de una historia que nos permite sentir, tanto para bien como para mal, ¿cuál ha sido el momento más emotivo que ha vivido respecto al tema? ¿Qué le ha enseñado a modo personal?

El momento más emotivo que he vivido respecto al Titanic fue el 11 de septiembre de 2.001. Mientras estaba explorando el pecio de una de las mayores tragedias del siglo XX, una de las mayores del siglo XXI estaba ocurriendo sin yo saberlo. Dejé un mundo cuando me fui al fondo del océano aquel día y cuando volví era un planeta totalmente diferente y no podía volver al anterior.


- Un comentario final.

Como amantes que somos del Titanic y su hundimiento espero que aquellos que lo estudien y lean sobre él, recuerden siempre el número de personas que se llevó con cerca de 1.500 víctimas, el costo emocional que supuso para aquellos que sobrevivieron y el de los seres queridos de los que estaban a bordo.

[María Neira Domínguez]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario. Te responderemos lo antes posible. Para un contacto más directo déjanos tu e-mail. Muchas gracias.