¡Bienvenidos a bordo!

Viaja un siglo atrás y adéntrate en el Buque de los Sueños. En su interior, las vidas y las historias de las 2,208 personas que depositaron sus ilusiones, sus esperanzas y sus anhelos en él. Conoce de su propia mano esta travesía que ya es eterna, conoce la Verdadera Historia del Titanic.


martes, 13 de enero de 2015

Eino Viljam, el menor de los Panula

Hoy dedicaremos nuestra entrada a uno de los 66 niños (menores de 15 años) fallecidos en la tragedia del Titanic. Es el turno de Eino Panula y su familia.

Eino Viljam Panula en una imagen tomada en 1,912, poco antes de embarcar en el Titanic

El pequeño nació el 10 de marzo de 1.911 en el seno de una familia finlandesa de clase media. Eino tenía cuatro hermanos, Ernesti de 16 años, Jaako de 14 años, Juha  de 7 años y Urho de tan sólo dos. Sus padres, Juha y Maija Panula habían tenido otros tres hijos más que ya habían fallecido. Juho, su primogénito y Lyytia habían muerto con tan sólo unos pocos meses de vida, pero fue la pérdida de Emma, de 9 años, la que había dejado a su madre y el resto de su familia completamente devastados. La niña encontró la muerte tras ahogarse accidentalmente. Maija jamás pudo superarlo y pasó el resto de su vida obsesionada con el agua.

A finales de 1.911 Juha regresa a América, donde había vivido varios años con su esposa una década atrás. La intención es que en la primavera de 1.912 toda la familia se reuniese allí con él. Una vez Maija dejó todo en orden en su país natal ella y sus cinco hijos compran seis pasajes para reunirse en Pensilvania, EE.UU. con su marido, quien les había enviado dinero mensualmente para ello. Con la familia viaja Susanna Riihivuori, por todos conocida como Sanni, una joven de 22 años que había sido su vecina y que haría las veces de sirvienta para los Panula una vez atracasen en América.

Ernesti, Jaako, Juha y Urho Panula

El miércoles 10 de abril de 1.912 toda la familia y Susanna embarcan al Titanic en el puerto de Southampton, como pasajeros de tercera clase.
Debido a su edad los hermanos mayores de Eino se alojan como solteros en la zona de proa, mientras que Maija, Susanna y los tres pequeños lo hacen en popa. Anna Turja, pasajera de Tercera Clase, compartió camarote con todos ellos. Gracias a su testimonio podemos conocer lo ocurrido con esta familia.

La noche del 14 de abril, a las 23,40 horas, el Titanic colisiona con un iceberg que le hiere mortalmente. Ernesti y Jaako, los hermanos mayores de Eino, notan el impacto y tras averiguar la gravedad de la situación, posiblemente tras contemplar como poco a poco todo iba inundándose, acuden presurosos a buscar a su madre para informarle de lo ocurrido. Los muchachos insisten en subir a cubierta alegando que si no lo hacen acabarían en el fondo del océano. Maija coge en brazos al pequeño Eino de tan sólo un año y a su hermano Urho, de dos y junto al resto del grupo se dirige hacia arriba presurosa.

Maija Panula

Una vez en cubierta, Anna Turja nos revela que la situación se complicó cuando dos de los hijos, posiblemente Ernesti y Jaako, se perdieron de vista. Maija se vino abajo y sollozando recordó como su pequeña Emma había muerto ahogada. Horrorizada comprendió que si no subían a un bote pronto todos sus hijos perecerían del mismo modo.
Probablemente su insistencia por encontrar a todos provocó que finalmente sus miedos se viesen cumplidos. Ninguno de ellos sobrevivió. Anna salvó su vida subiendo al bote número 15. La joven Susanna pereció junto a los Panula.

Juha Panula recibió la devastadora noticia una semana después, cuando por fin pudo confirmar que su esposa y sus cinco hijos viajaban en el malogrado buque. Tuvo que trasladarse a Nueva York en busca de respuestas. Escribió varias cartas a la compañía White Star Line y ésta  le indemnizó con una cuantiosa suma de dinero que tuvo que compartir con su suegra. 
Durante los primeros días mantuvo la esperanza de que sus dos hijos más pequeños, Eino y Urho habían sobrevivido, al conocer que dos niños supervivientes aún no habían sido reclamados. Estos niños eran los famosos Navratil, a los que dedicaremos nuestro tiempo en otro momento. Tras asumir la pérdida, Juha tuvo que aprender de nuevo a vivir.

Juha Panula

Días después de la tragedia el Mackay-Bennett, un barco cablero, sale de las costas de Canadá rumbo al punto donde el Titanic hizo su último viaje al fondo del océano Atlántico, con la intención de recoger la mayor cantidad de cadáveres posibles. El cuarto en ser rescatado conmueve a todos los miembros de la expedición. Un pequeño niño rubio de no más de un año. Tras la imposibilidad de ser identificado fue enterrado sin nombre en el cementerio de Halifax, Canadá. En ella reza "niño desconocido del Titanic".

En el año 2.002 varios investigadores deciden averiguar quién era realmente el pequeño. Durante un breve periodo de tiempo se creyó que el cuerpo le pertenecía a Eino Panula, nuestro protagonista, sin embargo tras un exhaustivo análisis de ADN el "niño desconocido del Titanic" finalmente recuperó su verdadera identidad. Sydney Leslie Goodwin, también de tercera clase y del que hablaremos en otra ocasión con mayor detalle.
El cadáver de Eino no fue recuperado ni tampoco ninguno de los de su familia. Como los de muchos otros sus restos le pertenecen ya al mar.

Lápida que recuerda a los cinco miembros de la familia Panula fallecidos en el Titanic y a Susanna. Las edades de Ernesti, Jaako (Arnoldin) y Juha son incorrectas.

Juha panula se casó en segundas nupcias con Sanna y junto a ella tuvo 4 hijos más. Vivió el resto de su vida a caballo entre América y Finlandia. Murió de un infarto el 3 de abril de 1.944 en Minnesota. Jamás lo superó.


[Irene Hernández Rodríguez]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario. Te responderemos lo antes posible. Para un contacto más directo déjanos tu e-mail. Muchas gracias.