¡Bienvenidos a bordo!

Viaja un siglo atrás y adéntrate en el Buque de los Sueños. En su interior, las vidas y las historias de las 2,208 personas que depositaron sus ilusiones, sus esperanzas y sus anhelos en él. Conoce de su propia mano esta travesía que ya es eterna, conoce la Verdadera Historia del Titanic.


jueves, 10 de enero de 2013

Capítulo del libro "El último secreto del Titanic" referido a Frederick Fleet


Hoy hace 48 años que se suicidó Frederick Fleet, el vigía del Titanic. La causa, una profunda depresión debida al recuerdo del hundimiento, al fallecimiento de su esposa 13 días antes y al desahucio del lugar donde residía. Os dejo el capítulo que en mi libro "El último secreto del Titanic" le dedico. 

Frederick Fleet, el vigía que se encontraba junto a Reginald Lee en la cofa cuando se produjo el choque con el témpano de hielo, sobrevivió al Titanic, sin embargo no hay luhar a dudas de que fue una víctima más. Todos lo fueron. 

Capítulo XXVI: Una lápida sin nombre, del libro "El último secreto del Titanic".



Portada del libro "El último secreto del Titanic", escrito por Ángel Utrillas

Testificó en el juicio, no podía ser de otro modo y, la frase más repetida pos sus labios fue: “Si hubiera tenido prismáticos habría detectado el iceberg mucho antes y lo hubiéramos esquivado. Murdoch dio las órdenes correctas, le faltó tiempo, apenas unos segundos más y lo hubiera logrado, durante toda la noche William se comportó como un héroe”.
Aunque consiguió sobrevivir al naufragio, en realidad fue una víctima más, aquella noche no la olvidaría jamás. Una larga noche para atormentar su recuerdo y llenar de fantasmas su alma.
El vigía del Titanic Frederick Fleet, bajó del nido del cuervo poco después del impacto y trató de ayudar al resto de la tripulación a preparar los botes salvavidas y organizar el rescate de los pasajeros. Muy pronto Murdoch se fue quedando sin tripulantes y le ordenó a Fleet subir a uno de los salvavidas, tripularlo y dirigirlo a una zona donde se hallara a salvo de la succión hasta que llegaran otros buques al rescate. Frederick obedeció y puso la barca de la cual era responsable lejos de la zona de peligro hasta que al amanecer fueron recogidos por el Carpathia.
El vigía afirmó durante el juicio y lo repitió a todo aquel que le quiso escuchar y pidió su opinión, que el oficial de guardia William Murdoch actuó correctamente en todo momento, añadió que sus órdenes fueron las adecuadas y a punto estuvo de lograr eludir el témpano con ellas, solo le faltó un poco de suerte, le faltaron apenas unos segundos más.
Unos segundos más, si hubiera visto el iceberg apenas diez segundos antes, si hubieran contestado a su llamada unos segundos antes...
Fleet pasó una mala época, los años siguientes al hundimiento fueron muy duros. Siempre se consideró culpable del accidente del Titanic por no haber descubierto el obstáculo a tiempo de sortearlo. Junto a sus remordimientos, prestó servicio después en la armada de su país y participó en la primera guerra mundial y también en la segunda gran confrontación. No puede decirse que su vida fuera una balsa de aceite, más bien todo lo contrario, un mar de sobresaltos.
El carácter alegre y desenfadado que poseía en el instante de embarcar en el buque de los sueños se había agriado hasta tornarse oscuro y depresivo.
En diciembre de 1964 sufrió un nuevo revés, su esposa falleció. Una nueva depresión sobrevolaba amenazando su vida hasta que pocos días después, apenas dos semanas más tarde, el diez de enero de 1965, reunió el valor suficiente o perdió el valor que le quedaba para afrontar una vida vacía y, decidió ahorcarse. El informe de la policía fue tajante, aseguraba que se trató de un claro suicido inducido por la depresión.
Murió en Southampton, en el lugar donde todo empezó. Fue enterrado en el cementerio de Hollybrook, en una tumba de beneficencia abandonada en el silencio y presidida por una lápida sin nombre.
Treinta años después de su muerte, la Sociedad Histórica del Titanic donó fondos y pusieron en su lápida anónima una placa con su nombre.
Apenas cinco palabras para recordarlo.


"Frederick Fleet, vigía del Titanic".



Frederick Fleet, uno de los seis vigías del Titanic




[Ángel Utrillas Novella]



4 comentarios:

  1. Curiosamente, fueron seis los vigías que iban a bordo del barco, Symons,Fleet, Hogg,Evans, Jewell Y Lee.

    Debajo del palo Trinquete donde estaba la Cofa había una sala donde los vigías descansaban y bebían pues eran muy dados a beber.

    El mástil de la cofa o palo trinquete tenía una escarela interior que daba desde este cuarto hasta la cofa sin necesidad de salir al exterior.

    Un saludo y ánimo con el bloq. Por cierto ¿hay algúna forma de contactar con ustedes de forma privada?

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Maverick. Sí, puedes buscarme en Facebook y así podría meterme al grupo del Facebook. Buscame como María Neira Domínguez. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, sin duda alguna. Enhorabuena por el blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, nos encanta que lo hagáis!

      Eliminar

Deja aquí tu comentario. Te responderemos lo antes posible. Para un contacto más directo déjanos tu e-mail. Muchas gracias.