¡Bienvenidos a bordo!

Viaja un siglo atrás y adéntrate en el Buque de los Sueños. En su interior, las vidas y las historias de las 2,208 personas que depositaron sus ilusiones, sus esperanzas y sus anhelos en él. Conoce de su propia mano esta travesía que ya es eterna, conoce la Verdadera Historia del Titanic.


lunes, 1 de septiembre de 2014

Entrevista a Irene Hernández, historiadora del Titanic

A continuación podréis leer la entrevista realizada a Irene Hernández Rodríguez, historiadora del Titanic y colaboradora de este blog. Su gran trabajo como biógrafa de los pasajeros del Buque de los Sueños no deja indiferente a nadie. Con apenas 24 años es una gran experta en la materia, conoce historias de cientos de las personas que navegaron en el R.M.S. Titanic en los pocos días que duró su travesía. Su pasión y su amor incondicional hacia el buque y sus historias se refleja en cada una de sus biografías, y en este caso también en esta entrevista en la que podremos conocer más acerca de su trabajo titánico.
Irene en el dique seco del Titanic, en Belfast


Mostrando su tatuaje junto al memorial, en Belfast
Anteriormente ya le realizamos una entrevista en la nos contó cómo comenzó su pasión por el Titanic, la podéis encontrar haciendo click aquí.

Irene, gracias por el gran trabajo que haces, por brindarnos esta entrevista y por colaborar con este blog, es todo un privilegio contar contigo.


Esperamos que os guste:


1- ¿Qué significan para ti los pasajeros del Titanic? ¿Y tus biografías? ¿Qué te aportan?

Tras largos años de investigación profunda sobre ellos, sus vidas y lo que les ocurrió a bordo del Titanic puedo decir que ya son parte de mi familia, cada uno de ellos. 
El día de mi boda, han estado presentes como lo ha estado mi entorno. Mi ramo de flores estaba rodeado con el nombre de todos ellos, 2.208 ni más ni menos y en la cena sus imágenes nos acompañaron toda la velada. Ellos ya forman parte de mí.

Mis biografías son la consecuencia de mis ansias de conocerlos a todos y creo que a través de ellas lo consigo. El trabajo de investigación que requiere cada uno de ellos a veces es bastante frustrante e incluso irritante. Hay muchos callejones sin salida o testimonios que se contradicen entre sí. Muchas veces es difícil encontrar “la verdad” o al menos acercarte a ella, poder dar sentido y lógica a las diferentes informaciones. Pero siempre se consigue y cuando al fin ves los frutos de tu trabajo y los contemplas, te das cuenta de que el objetivo principal está conseguido. Vuelven a tener voz, vuelven a ser, vuelven a estar. Es algo muy personal y completamente íntimo, algo entre ellos y yo, ni más ni menos.

¿Qué me aportan?, más bien, ¡qué no! Es mucho lo que he aprendido de ellos, la ilusión de vivir, las ganas, la emoción, la esperanza, la ambición, incluso el amor incondicional, pero también la injusticia, la tristeza, la desolación… Se podría decir que todo ello es el denominador común de todos los que habitaron el Titanic, tanto de los que se quedaron en él como de los que consiguieron salir. Ellos me enseñan que todo se puede acabar, en el momento en el que menos lo esperas, en el momento menos adecuado, cuando es imposible que pase, así que gracias a ellos, a todos ellos, relativizo más los problemas del día a día que puedan surgir, disfrutando así de cada instante y valorando mucho más a mi entorno más cercano.


Por último, creo que también veo la muerte de otro modo. Es irónico pero desde que he profundizado más en el tema ya no le tengo el miedo que le tenía. Ellos murieron hace más de 100 años y sin embargo siguen vivos en la memoria de muchas personas. Mi abuelo decía que nadie moría si una sola persona le tenía presente y creo en esas palabras profundamente. Morir es parte de vivir.

2- ¿Cuál es tu historia favorita? ¿Por qué?

Se me hace muy difícil elegir sólo una, hay miles de historias increíbles dentro del Titanic y cada una es especial por un motivo. Sin embargo es inevitable que con algunos de ellos consigas conectar más que con otros. Es el caso de mi querido Thomson Beattie, pasajero de primera clase, que viajaba junto a sus grandes amigos Thomas McCaffry, Mark Fortune y John Hugo Ross. Eran llamados “los Mosqueteros”. Se rumorea que entre McCaffry y Beattie existía una amistad muy especial, tanto que eran completamente inseparables.
En los últimos momentos del hundimiento, Thomson y Thomas se lanzaron al mar desesperados por sobrevivir. Beattie consiguió alcanzar el plegable A pero McCaffry no. Es muy posible que este hecho dejara a Thomson aún más debilitado de lo que ya estaba y a lo largo de la noche falleció.

Thomson Beattie

 El Quinto Oficial, Harold Lowe se encontró con el bote y rescató a los afortunados que aún sobrevivían. Dejó tres cadáveres en él, entre ellos el de Thomson Beattie.
El 13 de mayo de 1.912, casi un mes después de la tragedia, el Oceanic rescató el cuerpo de Thomson que fue enterrado en el mar  tras una pequeña ceremonia.
Sus conocidos decían de él que no tenía una institución de beneficiencia pero podría tenerla. Su talonario de cheques reflejaba la bondad que existía en él. Siempre estaba en su sitio y cuando se le necesitaba acudía de inmediato, mas poco sabíamos de él, era más de escuchar. Sólo le conocían de verdad unos pocos amigos íntimos”.
Thomson Beattie junto con el constructor Thomas Andrews y el Primer Oficial William Murdoch, son mis niños mimados del Titanic. Aunque en realidad todos lo son. 

3- ¿Qué te llevó a hacer las biografías?

Hace muchos años que el Titanic se cruzó en mi vida y me cambió hasta el punto de que ahora se ha convertido en una parte esencial de ella.
Me hice pronto con la lista de pasajeros y tripulación e inmediatamente después comencé a buscar datos sobre los más relevantes, el Capitán, los Astor, los Strauss, Murdoch etc. Fue entonces cuando descubrí la Enciclopedia Titánica, página donde se exponen de un modo más o menos breve las biografías de todos los que subieron al Titanic y los artículos publicados sobre ellos en la época y actualmente. 
En ese momento comprendí que no sólo viajaron los típicos que cualquiera puede conocer cuando busca información sobre el buque, el resto también tenía su propia historia, su propia vida y por supuesto era igual de importante.
Poco a poco fui leyendo cada una de las biografías y de repente pensé, ¿por qué no? Así que cogí la lista y empecé a escribir, con el objetivo de hacer todas las biografías algún día. Quería que todos y cada uno de ellos, desde los más famosos e ilustres, a los menos conocidos, tuviesen voz, tuviesen de nuevo importancia, tuviesen “vida”.
 Tendría unos 15 años, hoy, con casi 24, sigo con ese objetivo.

 4- ¿Cuándo empezaste con tus primeras investigaciones "serias"?

Como ya he dicho, calculo que tendría unos 15 años cuando empecé con las biografías de forma más o menos amateur, pero realmente mis primeras investigaciones sobre el Titanic fueron a los 11 o 12 años, cuando pusimos internet en mi casa y me dediqué a recopilar la información más básica sobre el tema, información que guardaba en disquetes y que hoy en día sigo conservando con cariño.
Poco a poco fui haciéndome con gran cantidad de libros y réplicas y mis conocimientos fueron aumentando con rapidez.

Mis primeras biografías son bastante rudimentarias, prácticamente me basaba en lo que ponían en la Enciclopedia Titánica sin más, pero poco a poco, tras la lectura de varios libros y artículos, fui aumentándolas hasta que decidí empezar de cero.
Mi primer reto fueron los Allison. La primera vez que realicé sus biografías fue de forma bastante simple, sin tener en cuenta varios datos y testimonios relacionados con ellos que eran claves para comprender exactamente qué ocurrió esa noche con ellos y sus sirvientes. Tras dos meses de investigaciones bastante complejas, conseguí encajar todas las piezas y reconozco que el terminarlos ha sido una de las grandes satisfacciones con respecto a lo que hago. Fue muy difícil unir cada detalle y darle sentido, sobre todo teniendo en cuenta que la mitad del grupo había fallecido y no había testimonios suyos al respecto. Creo que conseguí acercarme bastante a lo que había pasado realmente y que esto me había acercado mucho a ellos. Los tengo especial cariño por ello.

Estudiar el Titanic no es fácil. Requiere paciencia y muchos años poder entender ciertas cosas y aprenderse las partes más técnicas. Hay muchísimas cosas a tener en cuenta a la hora de realizar una biografía o cualquier investigación con respecto a él. Han sido varios mis libros y páginas web de cabecera y no puedo terminar esta parte sin nombrar a la “biblia” del buque, Titanic, una historia ilustrada, que como su propio nombre indica y a pesar de algunos errores graves, me ha ilustrado muchísimo en el tema.

5- ¿Con cuál estás más satisfecha? ¿Por qué? (Si te parece haz un mini resumen)

Muchas, por no decir todas, me hacen sentir orgullosa del trabajo realizado. Es difícil cuadrarlo todo para que tenga sentido y cuando lo consigo siempre recibo ese estado de satisfacción que tanto persigo. Aún así siempre hay investigaciones, normalmente las más complicadas, de las que me siento muy satisfecha.

Un ejemplo de ellas  es la del pasajero de tercera clase proveniente de Suecia, Carl Olof Jansson. Él sobrevivió al hundimiento después de sufrir un calvario a bordo del plegable A, que desgraciadamente no pudo ser montado de forma correcta y estaba semi inundado. Además para conseguir subir a él y mantenerse, tuvo que pelear con otras personas. Él no estaba orgulloso de este hecho y así lo cuenta en dos de las cartas que envió a su familia relatando los hechos.

Carl Olof Jansson

Con Jansson fue muy difícil ya que todas sus declaraciones se encuentran escritas en sueco y traducirlas ha sido un trabajo arduo y costoso. Cuenta con bastante detalle cada momento vivido tanto previamente como durante su estancia en el Titanic. Además presentaba varias contradicciones que me complicaron mucho las cosas. Sin embargo tras estudiar a fondo los sucesos históricos previos al hundimiento y los testimonios de los que también estuvieron en la zona, conseguí hacerme una idea bastante aproximada de lo que ocurrió exactamente esa noche y lo que vivió Carl. Es una de esas extraordinarias historias que nos brindó el Titanic.

Otra historia dura pero tremendamente interesante es la de la familia Allison y sus últimos momentos de vida. ¿Qué ocurrió realmente para que un matrimonio de primera clase y su hija de tan sólo 2 años muriesen con el Titanic?, ¿cómo es posible que ni Bess Allison ni su hija Loraine pudiesen acceder a un bote salvavidas?, ¿porqué la niñera, Alice Cleaver, la cocinera Mildred Brown o la doncella Sallie Daniels sí consiguieron salir con vida?, y la más enigmática e importante, ¿porqué Trevor Allison, el bebé de la pareja, sobrevivió junto a Alice Cleaver y su hermana Loraine no?
Todas estas cuestiones son las que me plateé al empezar las biografías de esta familia.



Bess Allison y sus dos hijos, Loraine y Trevor


Hudson Allison

Es muy curioso que Loraine Allison fuese la única niña de primera y segunda clase en fallecer y su madre Bess una de las cuatro únicas mujeres de primera junto a Ida Strauss, Edith Evans y Ann Isham que perecieron en la tragedia.
Tras una investigación larga y conflictiva, creo que conseguí llegar al fondo del asunto incluso obteniendo una teoría bastante probable del cómo murieron la mujer y la pequeña. No la expondré aquí por ser muy explícita y extremadamente dura.
Sin embargo, sí contestaré a las preguntas formuladas anteriormente para saciar la curiosidad de los lectores.
Hudson Allison no se tomó en serio la gravedad de la situación al principio de ella y de hecho reprendió a Sallie Daniels cuando les advirtió de lo ocurrido. Cuando las cosas empezaron a ponerse más serias, Bess Allison entró en pánico y Hudson trató sin éxito de calmarla. Por ello le pidió a Alice Cleaver que se encargase del pequeño Trevor ya que su esposa no estaba en condiciones de hacerlo.
Seguramente tras subir todos a la cubierta de botes la multitud que ya se iba agolpando separó al grupo.
Es muy posible que tanto Bess como su pequeña pudiesen haber subido a uno de los botes, probablemente el 6, donde también estuvo la famosa Margaret “Molly” Brown. Sin embargo alegando no ser capaz de abandonar a su esposo, Bess desistió y decidió finalmente no hacerlo.
George Swane, chófer de la familia, vio cómo Alice Cleaver, Mildred Brown y el bebé subían al bote salvavidas 11 y les aseguró que avisaría a los Allison. Sin embargo, si los encontró, ya fue demasiado tarde para todos.
 George, Hudson, Bess y Loraine se perdieron en el hundimiento. Sólo el cadáver del joven Swane y de Hudson Allison fueron recuperados.

Por último, me quedo también con la biografía que realicé del matrimonio Lindell, una pareja sueca de tercera clase que buscaban una nueva vida en los Estados Unidos. Su historia es una de las más curiosas y emotivas ya que ambos, que en ese momento estaban con el ya nombrado Carl Olof Jansson, consiguieron apearse al plegable A pero tras una dura lucha contra el frío fallecieron. Sin embargo Gerda Lindell perdió su anillo de bodas en dicho bote y un mes más tarde de la tragedia fue recuperado por el buque Oceanic, también de la White Star Line. Hoy en día se encuentra expuesto en la exposición itinerante Titanic Exhibition y es uno de los objetos más aclamados relacionados con el Titanic.

Edvard y Gerda Lindell
Cabe destacar que en muchas de las páginas web que cuentan la historia del matrimonio Lindell se asegura que Carl Olof Jansson murió en el Titanic. Mi recomendación a la hora de buscar información es contrastarla y no creer lo primero que se expone, incluso en la Enciclopedia Titánica.



6- Una historia que te haya sorprendido...

Tantas como tiene el Titanic. Cada una de ellas tiene su magia y su importancia. No hay que olvidar nunca que ellos eran personas como nosotros y que, como el resto, eran únicos e irrepetibles.

Destacaré, sin embargo, algunas no muy conocidas como la de Angelo Mario Rotta, 23 años,  los hermanos Alberto, 20 años, y Sebastiano 17 años, Peracchio o Joan Javier Monrós, 20 años,  los cuatro camareros de uno de los restaurantes del Titanic, el A la Carte, regentado por el prestigioso chef Luigi Gatti. En su mayoría los camareros de dicho local eran italianos. Una de las excepciones era Joan, nacido en Barcelona y que se enrolaba por primera vez en un barco. Eran todos contratados por Gatti y también pagados por él, realmente no eran parte como tal de la tripulación del buque.
Todos ellos tienen en común su ilusión por viajar en un barco como el Titanic y poder servir a gente tan famosa e importante. Sus familias, sobre todo sus respectivas madres, se sentían muy orgullosas de ellos y no dudaban en decírselo a todo aquel que quisiera escucharlas.

Alberto Peracchio
Sebastiano Peracchio
Angelo Mario Rotta


Joan Javier Monrós
    













Desgraciadamente, como la mayoría de los que subieron al fatídico buque, sus vidas acabaron allí. Los cuatro perecieron en el hundimiento.
Estas cuatro historias no tienen nada de “sorprendente” o diferente, pero considero que también es importante recordar a estas personas, gente sencilla y con muchas ilusiones que son las que representan a todos aquellos jóvenes con sueños y esperanzas que abordaron al barco con ganas de progresar y una sonrisa. Son ellos y sus esperanzas los que le dan al Titanic el nombre del Buque de los Sueños.

Sin embargo el Titanic también recoge historias muy interesantes, como la de Kate Phillips, una joven inglesa de 19 años que embarcó al Titanic junto con su amante, Henry Morley de 39 años. Él regentaba una cadena pequeña de tiendas de dulces, tenía una hija y estaba casado cuando ambos se conocieron. Kate y Henry se enamoraron y en un acto desesperado por su relación, los dos decidieron fugarse con sendos pasajes de segunda clase.
Embarcaron al buque con los pseudónimos de “señores Marshall”.
Henry había dejado previamente una nota a su esposa explicándole lo que iba a hacer y había vendido dos de sus tiendas para darles sustento económico a ambas.
Su destino para empezar una nueva vida era San Francisco.
Como en la mayoría de casos, cuando el Titanic colisionó fatalmente con el iceberg, Henry fue negado a subir a uno de los botes. Sí lo pudo hacer Kate, que tras despedirse y recibir un valioso colgante de su amado, subió al salvavidas número 11 y lo contempló por última vez.
Se sabe que Henry intentó bajo todos los medios acompañar a la joven, pero fue imposible. Él pereció en el hundimiento como tantos y tantos varones con él.

A su llegada a Nueva York Kate descubrió que estaba embarazada. El 11 de enero de 1.913 nació su hija, Ellen, que muy posiblemente había sido concebida por ella y Henry a bordo del Titanic. La joven, seguramente muy asustada y con un shock importante tras haber perdido a su amante, regresó a Inglaterra con sus padres.





Henry Morley



Kate Phillips y la hija de ambos, Ellen


Por desgracia el naufragio causó en Kate un gran trauma llegándole a crear una enfermedad mental que le volvió agresiva con su hija. Kate maltrató a la pequeña durante años. Tanto es así que Ellen declaró que no había conocido el nombre de su padre hasta que no tuvo 12 años.
Tras varios episodios graves, Kate fue ingresada en un centro psiquiátrico donde intentó suicidarse en varias ocasiones. Finalmente falleció, aunque se desconoce la fecha exacta, varias fuentes afirman que fue  en 1.958 y otras en 1.964. Durante toda su vida guardó con celo el colgante que Henry le había entregado antes de morir.
Ellen lo heredó tras su fallecimiento y fue donado. (Podéis echar un vistazo a la entrada en la que tratamos este tema haciendo click aquí.)




El famoso colgante que Henry Morley le entregó a Kate


Podría pasarme horas hablando de historias alucinantes o más corrientes que contiene nuestro Buque de los Sueños, pero seguro que habrá muchas más ocasiones para hacerlo.


7- ¿Qué opina tu entorno acerca de lo que haces?

Pues la verdad no es algo que le comente a todo el mundo. Considero que es bastante privado e íntimo y sólo mis allegados más cercanos conocen esta faceta mía. En general suele sorprender y muchas veces me he topado con comentarios del tipo “menuda pérdida de tiempo” o “para que hacer eso si todo está en internet”, pero es algo que realmente no me afecta. Lo hago y punto. A aquellos que quieren saber más o incluso leer alguna de ellas siempre les permito hacerlo.


8- ¿Con qué propósito haces las biografías?

Como ya he dicho anteriormente mi objetivo principal es honrar la memoria de aquellos que estuvieron en el Titanic, darles voz, darles vida.
Por otro lado me gusta hacerlo, es uno de mis hobbies, realmente lo hago por puro “amor al arte”, ni siquiera se me ha pasado por la mente publicarlas o tener otro propósito que no sea el de mi satisfacción personal, aunque mucha gente lo sugiere.
Realmente es una forma de evadirme y de conocerlos mejor, me encanta hacerlo.


9- Una reflexión general...

El Titanic es mucho más que un barco famoso con una tragedia detrás. Es una palabra que recoge en ella miles de historias increíbles de personas que, como tú y yo, estuvieron en este mundo, disfrutaron de una tarde de sol o se relajaron con la lectura de un buen libro. Es el conjunto de miles de sueños e ilusiones, que en su mayoría fueron destruidos en la madrugada del 14 al 15 de abril de 1.912. Son historias humanas, qué puede haber más apasionante.



[María Neira Domínguez]



3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Aurelio, para nosotras es un honor recibir un comentario como el tuyo. Estamos muy agradecidas. En estos momentos Irene no te puede responder, así que lo haré yo. Nos alegramos de que encuentres el blog cercano a tus expectativas, intentamos tratar todos los temas que rodean a nuestro Titanic con el mayor respeto posible, acompañado de la gran admiración y pasión que sentimos por todas y cada una de sus historias. También me gustaría comentarte que si en algún momento quisieras hacer una colaboración con el blog estaríamos encantadas.

      Lo dicho, es un honor recibir un comentario como el tuyo, si tienes alguna sugerencia para que mejoremos el blog o si quisieras hacer una colaboración, en la sección de contacto tienes varias vías para contactar conmigo directamente.

      Muchas gracias y un saludo.

      Eliminar
    2. Jose Aurelio tu comentario me ha emocionado profundamente y te lo agradezco de verdad, siempre es un auténtico placer recibir halagos tales de una persona que conoce el Titanic y lo ha estudiado. Nos encantaría que siguieses participando en nuestro blog y esperamos que esté a la altura de tus expectativas. Todos los que participamos en él procuramos que sea novedoso e ilustrativo, teniendo siempre como base una investigación anterior que nos permita realizar un trabajo profesional, para poder ofrecer a nuestros lectores la mayor rigurosidad posible. Lo dicho, muchísimas gracias por tu comentario, me ha encantado. Un saludo!

      Eliminar

Deja aquí tu comentario. Te responderemos lo antes posible. Para un contacto más directo déjanos tu e-mail. Muchas gracias.